"Nosotros no poseemos la verdad, es la Verdad quien nos posee a nosotros. Cristo, que es la Verdad, nos toma de la mano". Benedicto XVI
"Dejá que Jesús escriba tu historia. Dejate sorprender por Jesús." Francisco

"¡No tengan miedo!" Juan Pablo II
Ven Espiritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía, Señor, tu Espíritu para darnos nueva vida. Y renovarás el Universo. Dios, que iluminaste los corazones de tus fieles con las luces del Espíritu Santo, danos el valor de confesarte ante el mundo para que se cumpla tu plan divino. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

martes, 6 de agosto de 2013

Temas bíblicos: Los hermanos de Jesús (Marcos 6,2-3)

Entre los variados artículos publicados para explicar el significado de “hermanos de Jesús” hay opiniones para todos los gustos.

No es el momento de examinar todos los elementos del problema, pero limitémonos a examinar un texto en particular del Nuevo Testamento sobre los hermanos de Jesús generalmente descuidado: El de Marcos 6, 2-3.

Cuando Jesús visitó Nazaret, ciudad donde Jesús se crio y donde era bien conocido, el evangelista Marcos señala el asombro de sus paisanos en estos términos:  

«¿De dónde saca todo esto? ¿Qué sabiduría es esa que le ha sido dada y esos grandes milagros que se realizan por sus manos?  ¿No es acaso el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago, de José, de Judas y de Simón? ¿Y sus hermanos no viven aquí entre nosotros?». Y Jesús era para ellos un motivo de escándalo”.

Generalmente se prefiere citar la versión de Lucas (4,22) «¿No es este el hijo de José?».

Y nos preguntamos: ¿Cuál es la razón por la que Marcos –autor del evangelio más antiguo- nombra a Jesús como hijo de María? Para responder a esta pregunta se proponen varias hipótesis más o menos convincentes.

Por nuestra parte creemos que la solución al problema hay que buscarla en la lectura atenta del conjunto de las Sagradas Escrituras. 

Así, vemos que las genealogías bíblicas hacen distinción entre los hijos de las diversas mujeres de un mismo rey, nombrándolos con el nombre de la madre.

Tenemos así, por ejemplo, el caso de Adonías, hijo de David, conocido en la Biblia como el “hijo de Jaguit” (1Re 1,5), una de las mujeres del rey David. En el Primer libro de Samuel (26,6), Abisay es nombrado “hijo de Seruya”, la cual era hija de Jesé y por tanto hermana de David.

De la misma manera, en el primer libro de las Crónicas (2,50) encontramos a Jur, descendiente de Celeb, llamado “primogénito de Efrata”. Esta mujer, Efrata fue primeramente la mujer de Jecron y después de Caleb y la madre de Jur.

Llamar a Jesús “hijo de María” significaba, entre los habitantes de Nazaret, reconocer que Santiago, José, Judas y Simón no eran los hijos de María, sino solo de José, los hijos de un anterior matrimonio.

En cambio, fuera de Nazaret, Jesús era conocido como “hijo de José”, pues la gente ignoraba estos detalles.

El término griego adelfos, es decir: hermano, usado 343 veces en el Nuevo Testamento, está usado en sentido metafórico 268 veces.

En la Biblia griega, la Septuaginta o de “los setenta”, la versión que se usaba en tiempos de Jesús, que usaron los apóstoles y cita el Nuevo Testamento, el término adelfos equivale a nuestro primo-hermano en el libro de Tobías. En fin, renegar el trasfondo judío del Nuevo Testamento, escrito en griego, es fruto de ignorancia culpable de la literatura del judaísmo helénico.

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

Publicidad

Construcción de salas de ensayo profesionales y Homestudios
Photobucket

Agencia Informativa Catolica Argentina (AICA)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Palabras de Juan Pablo II en la segunda visita pastoral a la Argentina año 1987

Las cosas por su nombre

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif